6 Consejos para Cambiar tu Karma.

por Diego

good-karma.png

Es un hecho: en la vida, algunas cosas no resultan como esperamos. No alcanzamos a hacer lo que queríamos hacer, algunos planes fallan en el último minuto o no alcanzamos el tren a la hora. Entonces nos enojamos, maldecimos, nos frustramos y mandamos todo a la mierda. Y, la mayor parte del tiempo, los que están a nuestro alrededor son los que pagan las consecuencias, “sin querer queriendo” dijo El Chavo.

Pero déjame decirte una cosa: todas esas cosas, todos esos sentimientos negativos están en tu cabeza y puedes librarte fácilmente de ellos.

Claro, en el momento no podemos darnos cuenta porque estamos cegados ante la vida. Pero si nos ponemos a pensar un minuto o dos, podremos percatarnos de que esos problemas (el hecho de que las cosas no resulten como uno quiere) tienen solución; y que los demás no tienen que amargarse con uno, mucho menos si no tienen la culpa.

Por eso quiero compartir 6 trucos para transformar esa negatividad en algo bueno, quizás algo asombroso:

1.- El poder del pensamiento positivo: recuerdo que cuando salió la campaña “Piensa Positivo” todo el mundo andaba tarareando la canción del jingle. La gente se reía de la campaña, pero la música quedó y la gente se alegraba al recordarla. Debemos cambiar nuestra forma negativa de pensar (“no puedo hacerlo“) por algo que si nos ayude, que nos mantenga más vivos (“si, puedo hacerlo y lo haré“). Así enfrentaremos los obstáculos del día a día de otra manera. Pero ojo, un exceso de “positividad” puede llevar a aceptar cualquier cosa y conformarse con todo, y esa no es la idea.

2.- Fallar es un paso hacia el éxito: si no aprendemos de nuestros errores, entonces nunca podremos avanzar en el camino al triunfo. Si fallas, debes levantarte, sacudirte el polvo y seguir caminando, sólo así podrás lograr tus objetivos. Continuar luchando por lo que quieres, a pesar de lo que digan y lo que vaya sucediendo, es la clave. No te rindas.

3.- Sé paciente: es difícil, muy difícil, pero no es imposible. Cada vez que no nos resulta algo, nos frustramos y lo dejamos de lado porque creemos que no vamos a poder hacerlo. Ser paciente es una gran ayuda para lograr nuestros planes. Si no puedes hacer algo, simplemente pide ayuda, o conversa con alguien. Te relajaras y tendrás otro punto de vista al respecto. Si no tienes a nadie en ese minuto a tu lado, simplemente respirar profundo, camina un rato y despeja tu mente. Repítete a ti mismo “debo ser paciente” pues, aunque no lo creas, ayuda mucho.

4.- Aprende de la experiencia: esto se parece al punto 2. Cuando cometemos un error, cuando tomamos una decisión equivocada, si tenemos un mal día, entonces es una buena oportunidad para aprender. Debemos repasar que salió mal, en que nos equivocamos para que eso no vuelva a suceder. Si te enfrentas a la vida así, las cosas serán más simples.

5.- Hazte más fuerte: “lo que no te mata te hace más fuerte” reza el dicho popular. Y aunque esto no es del todo cierto, no deja de tener algo de razón. ¿Te enfrentas a algo difícil? Cuando lo superes serás más fuerte, tendrás la experiencia y habrás aprendido en el proceso. Al final serás una mejor persona por haber enfrentado el problema y haber salido victorioso de él.

6.- Pon la otra mejilla: hace mucho tiempo un tipo bien barbudo (creo que ahora le dicen “el pulento“) solía decir que uno debía poner la otra mejilla en lugar de utilizar la ley del “ojo por ojo”. No conozco mucha gente que haga esto (de hecho a mi me cuesta muchísimo), pero una vez que logras hacerlo, te sientes mejor. Nunca pienses en vengarte, nunca dejes que la rabia te deje ciego. Si logras estar por sobre la mezquindad de los demás, te aseguro que te sentirás mejor que ellos.

About these ads