Subir y Bajar.

por Diego

Hoy día sentí que estaba arriba del “ascensor” de la vida. Es que no sé como pasé del piso 30 al 10 en tan poco rato. No alcanzó a ser una hora y ya estaba bajando. No quiero pensar que pasaría si caigo al piso uno. Si eso llega a suceder, me voy a la mierda. Y el golpe dejaría serias lesiones internas.

No lo quise suprimir, pero tampoco quiero olvidarlo. Mejor lo dejo así y nadie se enoja. Te prometo que no va a volver a pasar.