Breve Carta a la Presidenta de Chile (con algunas frases “clichés”).

por Diego

Estimada Presidenta de Chile, Sra. Michelle Bachelet Jeria:

Esta carta seguramente nunca va a llegar a leerla, pero como internet y los blogs le diron una voz a cada ser humano que puede tener acceso a internet (aún faltan muchos, pero eso es “harina de otro costal”) y, como usted siempre anda diciendo, estamos en democracia, aprovecho esta instancia para decirle mi pensamiento sobre sus dichos publicados en la portada de “La Tercera” del día de ayer (12 de Abril de 2007).

Ante todo no puede decir, después de tres meses de funcionamiento del Transantiago, que tuvo un “instinto”, un “presentimiento” de que la cosa no iba a funcionar bien. Después de la guerra todos somos generales (no se enoje por lo de “general”, es sólo un dicho popular). Pero con lo que dijo me da la sensación de que no tiene la “falda bien puesta” como afirmó hace pocos días. O parece que recién ahora se la acomodó. Por que si, “por instinto”, presentía que el nuevo Sistema de Transporte para la Región Metropolitana no iba a ser la octava maravilla del mundo, entonces debió haberlo detenido a tiempo, cuando se podía. Sin importar que el mundo se hubiese venido abajo y los políticos (esos “honorables” cafiches) salieran a reclamar a la tele, como siempre lo hacen (TODOS lo hacen, usted lo sabe).

Tampoco puede andar diciendo que no contaba con toda la información antes de poner en marcha el Transantiago. Así sólo logra darle la razón a sus detractores (que estaban en lo cierto, usted lo dijo) y la gente se enoja con usted por no hacer nada al respecto. Parece que sucumbió a las presiones para dar el puntapié inicial a todo este circo. Según recuerdo los días anteriores a que todo este “problemita” comenzara aparecío en la tele (¿no vé que también le gusta al “cajita idiota”?) afirmando que no iba a dar un paso atrás en toda esta cuestión, a pesar de que todo el mundo le decía que no iba a funcionar. Ahí se equivocó. Y con cuática. No puede venir a decir ahora “siempre lo supe” como suele hacerlo un amigo mío. Eso no es bien visto y, si no quiere seguir bajando en las encuestas como lo ha venido haciendo últimamente (admítalo, por favor), debió haber parado el asunto como se lo indicaba su “instinto de mujer”. Ahora, si lo que dijo sobre “la info” es verdad, espero que la gente encargada de ese tema haya sido despedida de forma inmediata (y no “reposicionada” en otro cargo por ahí para que a la gente se le olvide lo que pasó).

A mi apreciación, ahora le quedan dos opciones: o se arregla la falda para seguir con mano dura en La Moneda por los años que le quedan frente al país, para así comenzar a tomar las decisiones de forma firme, sin arrepentimientos; o, la segunda opción (la “puerta B”). Hecha a todos sus ministros y designa a Zulma, el Chamán Pelmazo, al Mago Olí, David Copperfield, y otros similares para que le hagan la pega. Por que así como vamos, al final todo parece funcionar según lo dictan las estrellas, la magia o el “cachipún”. Tome cartas en el asunto y deje de andar jugando con Santiago (y el país) como si fuera un “Metropoli” de segunda.

Saludandole afectuosamente y esperando que “atine” se despide

Diego Duarte Cereceda.

Estudiante y Ciudadano de la Nación (yo sé que le gustan esas palabras, por eso las puse).

p.d: hablando del “cachipún” ¿cuando lo va a nominar como “deporte nacional”?

p.d. 2: otro día hablamos sobre eso de la LOCE, ¿le parece?

Anuncios