Confesiones.

por Diego

No soy muy bueno para estudiar y tampoco soy muy bueno para la pelota, me gusta la tecnología, me gusta dormir hasta tarde, le tengo miedo a la soledad y quiero viajar muy lejos. Me aburro con facilidad, a veces pienso que nunca voy a llegar a ninguna parte, pero después recuerdo que el esfuerzo vale la pena.

Me gusta hacer feliz a la gente, sin importar lo que pase conmigo. Prefiero quedarme tirado en el pasto antes salir un viernes por la noche, odio el verano y me gustaría vivir eternamente en otoño. Soy celoso, ya no quiero volver a Coyhaique y el 78% de las veces que abro la boca digo algo equivocado. No tengo ideas muy brillantes, pero creo saber defenderme ante la vida. Quiero vivir solo, no porque odie a mi familia, sino para demostrarme (y a los demás) que puedo hacerlo.

He escrito varios cuentos cortos que he dejado de lado por que me da miedo que a nadie le gusten, quiero formar una familia algún día, he leído muchos libros en mi vida, aunque me crié viendo televisión la mayor parte de mi niñez. No me gusta mucho bailar, aunque si hay que hacerlo lo hago (buscando evitarlo a toda costa). Me gusta la música que a pocos (por no decir casi nadie) le gusta y cuando estoy en problemas converso con Dios como si estuviera tomando un trago con un amigo.