Icky Thump, o Cómo Superarse a si Mismo.

por Diego

icky.jpg

Nunca podré ser crítico de música y eso es uno de mis sueños frustrados. Lo que pasa es que, por más objetivo que intento ser, no puedo hacerlo. Por eso criticar el último disco de los White Stripes es algo que hago con la simple idea de que se escuchen el disco y después opinen. De cualquier forma esta crítica es lo menos objetiva que pueda existir. Rolling Stone Magazine nunca me va a contratar.

Partamos por el primer tema, el que le da el nombre al disco (y primer single): “Icky Thump” es una mezcla de garage rock con críticas letras hacia la vida norteamericana, como ha venido siendo la tendencia desde que Bush hijo se metió en la guerra. A eso le sumamos un sintetizador y la ácida guitarra de Jack White que, complementada con los ruidosos pero finos golpes que aporta Meg en la batería, hacen que subas el volumen a 10 para que el disco siga haciendo su trabajo.Las canciones que siguen son similares a lo que se ha venido escuchando desde que el dúo de Detroit lanzó Elephant, el disco que los envió a los puestos más altos de popularidad. Pero, si bien suenan parecidos, siempre tienen algo especial con que hacer explotar tu cabeza.

300 M.P.H. Torrential Outpour Blues” es un rock/blues al que nos tienen acostumbrados los Stripes, pero que nunca sabes a donde irá a parar. “Conquest” contiene trompetas estilo Mexico que sorprenden al principio, pero la voz de Jack interrumpe para recordarnos que este es un disco de garage rock y que eso es sólo una de las miles de influencias que llenan las ideas del dúo de hermanos/esposos/que sé yo.”Little Cream Soda” es oscura, tétrica, perfecta para cualquier película de terror que se filme en blanco y negro, donde las letras casi no se acoplan con la música. Y en “Rag & Bone” la palanca de cambios pasa de segunda a quinta en 3 segundos, mientras Jack y Meg conversan, sacando trapos al sol, como si estuvieran en el living de su casa. Josh Homme (voz guitarra y líder de Queen of the Stone Age) ya quisiera haber escrito esta canción.

A Martyr For My Love For You” nos lleva a un viaje donde es inevitable recordar a Bowie, explotando en la mitad de todo con guitarras puramente rockeras. Al final de esta canción todo comienza a sonar como si el disco se hubiese rayado, pero es la introducción a “Catch Hell Blues” que es, literalmente, un ruido repugnantemente extraño, no sabes si la canción va o viene. La locura total.

Todo termina con “Effect & Cause“, efecto y causa. Una canción bastante suave para todo el resto del disco. Folk puro que se agradece después de casi 50 minutos de sonidos estrafalarios, rock en su máxima expresión y letras que hablan de inmigrantes, peleas de hermanos y viajes por rincones estrafalarios. Y esas son sólo unas de las 13 canciones que trae el disco.En suma, uno de los mejores discos del año, aunque falten muchos más por aparecer. Sin duda los White Stripes son un oasis de rock en un desierto donde no se puede ver mucho más que hip-hop vacío y reggeaton basura.

Como extra dejo el video de “Icky Thump” para que vean de que estoy hablando.

Link:

– Sitio Oficial de The White Stripes.