No Way Back.

por Diego

A veces me pregunto por que digo y hago ciertas cosas que, aunque sé que están mal, las hago y digo igual. “Soy dueño de mi silencio, y esclavo de mis palabras”, es lo que suele decir mi viejo.

Si hubiese pensado 5 segundos más, si hubiese comprendido más allá de lo evidente, si hubiese dejado de ser “yo” por un instante y me hubiese puesto en tu lugar, entonces, quizás, no estaría escribiendo estas palabras ahora. Y seguiría contigo a mi lado.

Pero ya tomaste tu decisión y yo la mía cometí el error de mi vida. Te deseo lo mejor desde ahora, siempre recordaré los increíbles momentos que pasé contigo.

Te quiero mucho.