Like a Rolling Stone.

por Diego

Anoche Dios me habló a través de mi iPod. En serio, no es broma. Eran las 4:20 a.m y no podía dormir (en parte por el café, en parte por pensar mucho) y fue ahí cuando comenzó a sonar una serie de canciones en mis audífonos. Canciones que, a medida que pasaban, comenzaban a revelar cuales deberían ser los pasos que debo dar a partir de ahora.

Y fue Bob Dylan el que me dio la frase reveladora, la que quedó grabada con fuego en mi mente:

“When you got nothing, you got nothing to lose…”

Simple. Ahora sé lo que tengo que hacer.