La Larga Espera Terminó: Por Fin Incubus en Chile.

por Diego

incubus-en-chile-1.jpg

Este es sólo un resumen personal del segundo concierto de Incubus en Chile. Contar todos los detalles de la experiencia vivida sería algo eterno.

Fue uno de los conciertos más esperados del año, después de su postergación en mayo recién pasado. Contaba los días para que pronto fuera 9 de octubre. Hasta que el día tan esperado por fin llegó. Y valió la pena esperar tanto tiempo, sin duda alguna.

Que Incubus no es una banda conocida en Chile es mentira, eso quedó demostrado ante mis ojos el día de ayer, cuando por fin pude ver, live in Chilito lindo, a mi grupo favorito. Mr. Boyd y compañía saben como hacer vibrar al público, hacerlas cantar y emocionarlas con cada acorde y letra de sus canciones. Y aunque venían en el marco de su gira de promoción de su último disco, Light Grenades, éste quedó de lado para dar paso a canciones más antiguas.

La previa del concierto estuvo a cargo del ex guitarrista de La Ley, Pedro Frugone. Y si el día anterior había logrado arrancar algunos aplausos del público, no corrió la misma suerte esta vez. Los fanáticos de Incubus no le perdonaron la vida y se lo comieron a pifias e insultos, tanto para él como para su banda. Además debo decir que al telonero de turno le falta mucho camino por recorrer, quizás no tanto en cuanto a la guitarra, pero si en lo que a voz se refiere. Al final con suerte su presentación duró una media hora aproximadamente, donde la guitarrista que lo acompañaba, bastante enojada con la fanaticada “incubiana” se mandó una frase de aquellas: “bueno, igual quédense porque ahora viene una banda super buena también“. En ese minuto las pifias fueron monumentales.

Tras la presentación de Frugone, y mientras se seguía llenando el Arena Santiago, por los parlantes del recinto se escuchaba Motorhead, Iron Maiden, Deftones, S.O.A.D entre otros. La gente estaba prendida, el agua valía oro para los sacrificados que se encontraban en el sector de cancha, el lugar quería venirse abajo y aún faltaba el plato principal. Pasadas las 9 de la noche, las luces se apagaron y los gritos de emoción de los fanáticos comenzaban a brotar con fuerza desde todas partes. Los cinco integrantes de la banda subían al escenario por segunda vez en nuestro país y comenzaban la fiesta con “Nice to Know You“. Sin duda un gusto el estar ahí, el escuchar esas canciones y disfrutar de un concierto que miles estaban esperando hace mucho. Además disfrutarlo junto a ella le dio un “plus” al concierto.

incubus-en-chile-2.jpg

Si bien este era el segundo día que Incubus se presentaba en Chile, este era el concierto “oficial”, por así decirlo, aquel que era para fanáticos incondicionales de la banda. Y ellos lo sabían. Por que, aunque la idea era mostrar el último disco, la mayoría de las canciones que tocaron fueron del Morning View, Make Yourself, incluso el S.C.I.E.N.C.E. Temas como “Drive“, “Circles“, “The Warmth” (no creí que tocarían ésta) y “Under My Umbrella” fueron coreados a todo pulmón por miles y miles de fanáticos que gritaban cada vez que Brandon Boyd agradecía a Santiago en el típico español agringado. Ni hablar cuando dejo su polera de lado y los gritos de las mujeres presentes ensordecieron a muchos por un momento.

Pero esta es una banda y, si bien, Boyd es el frontman de ella, todos los demás se lucen, sobre todo Mike Einziger y Ben Kenney, guitarrista y bajista, respectivamente. Los solos de ambos instrumentos sacaron enormes aplausos de parte del público. Y cuando el concierto llevaba poco más de hora y media, las luces se apagaron y la banda se despedía de sus seguidores. Pero es el pueblo el que manda y tras los vítores y el clásico “no nos vamos ni cagando“, los californianos volvieron a escena par tocar tres tremendos temas para finalizar. “Stellar“, “Favorite Things” y “A Kiss to Send Us Off” dejaron a todo el público contento, tras años de espera por verlos, aunque sea una vez en la vida, en vivo.

En conclusión, fue un show redondo, lleno de buenísimas canciones de parte de una excelente banda que sabe hacer su trabajo a la perfección. Y, aunque faltan las presentaciones de Soda Stereo, Travis y The Police, los puntos más alto en cuanto a shows en vivo en lo que va quedando del año, sin duda alguna que la presentación de Incubus quedará registrada como uno de los mejores conciertos del 2007, de esos que quedan en la retina y en la memoria de todos los asistentes y que son recordados con una sonrisa en el rostro.

Y si, fue el mejor concierto de mi vida.