Recuerdos del Bonsai.

por Diego

Este es un extracto de Bonsai #1, un fanzine que alguna vez escribimos con un amigo.

…”Para que emplear una palabra que sólo sirve para expresar todo lo contrario de otra? Todo vocablo lleva en sí la acepción opuesta. Tomemos, por ejemplo, la palabra “bueno”. Si existe el vocablo “bueno”, ¿qué necesidad hay de que exista “malo”? Imbueno serviría igual, o mejor, porque expresa absolutamente todo lo opuesto, lo que no ocurre con “malo”. Y si se quiere acentuar la calidad de “bueno”, ¿qué propósito sirve tener en el léxico una sarta de vocablos tan ambiguos y superfluos como “excelente”, “espléndido”, y otros por el estilo? “Plusbueno” responde a todas esas acepciones, o “dobleplusbueno”, si se quiere cargar la mano todavía más.

Claro es que ya hoy en día empleamos esos términos, pero el léxico definitivo de neohabla los contendrá en forma exclusiva. En última instancia, el concepto integral de los bueno y lo malo se reducirá a seis palabras, o mejor dicho a una sola…”