Palabras en la Micro #13

por Diego

Estación Pedro de Valdivia, 18:15 hrs. Jueves. La gente está a punto de caer a las vías de lo lleno que está el lugar. Una pareja al frente mío esperan el metro, igual que yo. Se besan, apasionadamente, como si se fuera a acabar el mundo. Se nota que su amor es intenso, carnal, se aman y se lo demuestran a todos. La gente los evita, como si fueran leprosos. El metro parece que no va a llegar nunca y la escena se hace eterna.

De la nada comienzan a discutir:

– Ella: ¡¿Y con mi hermana?! ¡Te odio, maricón de mierda! ¡TE ODIO!
– Él: ¡Me da lo mismo, tu te metiste con el Mario y yo me aguanté toda la wea!
– Ella: ¿Así van a ser las cosas? Entonces mejor te digo al tiro que no fue sólo el Mario. Me acosté con el Raúl, el Pepe, el Roque y el Dani. ¿Y que tanta wea?
– Él (acercándose a ella para tomarla del brazo): eres una puta, pero ya no me importa. Ándate a la mierda.

El metro llega y yo paso al lado de ellos. Están llorando, los dos. El pito que anuncia el cierre de las puertas comienza a sonar y yo me quedo mirando a la pareja. Me sorprendo cuando veo que se besan, como si se fuera a acabar el mundo. El tren emprende su viaje y yo me quedo pensando en las palabras del Papa Juan Pablo II: “El amor es más fuerte“. Puta que es fuerte.