Temprano y Tarde.

por Diego

Todos los días, muy temprano por la mañana, llega a sentarse a esperar la micro, con la esperanza de que ella se baje en el paradero. Y todos los días, muy tarde en la noche, se acuesta, lamentándose por no haber sido lo suficientemente valiente para preguntarle el nombre al amor de su vida.