Yérgete Derecho

por Diego

Este día hubo una tragedia en Chile. Hoy hubo un terremoto tan fuerte que casi nos deja abajo. No fuimos capaces de anticiparlo, porque simplemente nadie puede. No pudimos evitarlo. Pero seguimos adelante.

Y es hoy cuando necesitamos héroes. No me refiero a superhéroes con mallas, porque esos no existen. Necesitamos verdaderos héroes, aquellos que enfrentan el fuego y al terror sin miedo ni armadura. Ellos enfrentan la oscuridad sin la seguridad de poder salir de ella, por que saben que otros los esperan, con fe, en esa oscuridad. Esperan salvación, consuelo. Están esperando ese rayo de esperanza.

Hombres y mujeres comunes, que hacen actos extraordinarios de compasión, valor y sacrificio. Hombres y mujeres, como tu y yo, que se se niegan a rendirse.

Si, no hay palabras por la muerte de inocentes y la muerte de la inocencia. Y el aire comienza a llenarse de preguntas. ¿Por qué? ¿Por qué? Dios mío ¿Por qué? Por más que intento buscar la respuesta, para mi desgracia no la recibo.

Sé que hay gente que ya vivió ésto y no puedo imaginarme lo que es vivirlo dos veces. Simplemente no puedo imaginarlo.

¿Y que podemos decirle a los niños? ¿Que no volverá a ocurrir? No, eso no lo sabemos con seguridad. Entonces ¿les decimos que debemos estar preparados para algo mucho peor? No, ya tienen suficientes pesadillas. Tal vez podamos decirles que lo lamentamos. Lamentamos no tener un mundo como el que hubieran querido tener. Que nuestra angustia por gritar no equivale a nuestra voluntad de ayudar. Que los resentimientos contra algún tipo de autoridad son justificados porque ellos no actuaron a tiempo.

O simplemente podemos decirles que los queremos y que los protegeremos.

La tragedia no se pudo anticipar, eso era imposible y nadie hubiera podido detenerlo. Pero seguiremos adelante. Hoy, mañana y pasado mañana. Porque sin importar nuestra historia, o el origen de nuestros apellidos, somos gente de bien, gente decente. No nos agacharemos ni nos rendiremos. El fuego del espíritu humano no se puede apagar con el movimiento de la Tierra o conteos de cadáveres. No podemos estar intimidados eternamente ni guardar silencio y aguantar nuestras lágrimas.

Hemos soportado cosas peores. Soportaremos cualquier ataque que suceda y vaya a suceder. Porque eso es lo que hacen los hombres y mujeres comunes. Nada más importa. No nos hemos debilitado, nos hemos fortalecido. Ahora estamos todos unidos en la pena de un país.

En días como el de hoy nacen héroes. Los nuevos héroes del siglo XXI. Nosotros, los seres humanos singulares. Somos más nobles de lo que pensamos y más fuertes de lo que creemos. Nosotros somos los elegidos por la historia para comenzar a escribirla.

Hoy el suelo se abrió y murieron inocentes. Es hora de abrir los ojos y mirar hacia adelante; hagamos un pacto de conciencia: que estaremos ahí para ayudarnos los unos a los otros y que no nos rendiremos.

El suelo que pisamos todos los días se abrió y los edificios donde vivimos se vinieron abajo. Que ese eco quede grabado en tu columna vertebral. Que se conviertan en vigas indestructibles, en cemento y acero, para que cuando el mundo te vea, vea a los inocentes que se han ido.

Y no te dejes derribar. Ponte de pie y yérguete derecho. Yérgete derecho y construye un mañana que sea mejor para todos.