4

por Diego

En esta vida hay que regirse por reglas. Algunas las obedecemos ciegamente, otras las pasamos por alto (y terminamos enfrentando las consecuencias, para bien o para mal). Pensando en eso, voy a hacer mis propias reglas. La lista comienza ahora, no tienen numeración definitiva ni orden de importancia. Según me vaya acordando, irán apareciendo acá. Ésta es la primera:

I. Nunca confíes en alguien que utiliza un auricular bluetooth todo el día en su oído.