Las redes sociales: cuandos los 6 grados de separación desaparecen

por Diego

En la era de la comunicación, la época de la información instantánea y todas esas tonteras que repiten en las noticias todos los días, yo me pregunto ¿Es necesario estar tan conectado? ¿Cual es la necesidad de correr a abrir una cuenta en la nueva “red social” de moda?

Nunca tuve MySpace, con suerte había entrado a IRC y mi número de ICQ se borró de mi memoria. Por mucho tiempo me negué a tener una cuenta de Facebook y recién con la llegada de Twitter me comencé a adentrar al mundo de las redes sociales (irónicamente, ahora trabajo con ellas todos los días). Pero después comenzaron a aparecer los clones de Twitter, Facebook se masificó, Formspring le dio la oportunidad a todos de preguntar cualquier cosa (muchas veces, cosas que a nadie le interesan), Tumblr comenzó a quitarle el tiempo a la gente, Flickr es la galería mundial más grande del mundo y así un largo etc. Y detrás de todos estos canales sociales está la gente. Muchos de ellos son desconocidos, pero la mayoría son las mismas personas con las que compartimos un café en la mañana, jugamos el partido de la tarde y con quienes chateamos en la noche (jojo).

Al final ¿De que te sirve tener tantas cuentas en redes sociales, si siempre son/somos los mismos? Lo que preguntas por Formspring lo puedes preguntar en Facebook, las fotos que compartes en Flickr puedes dejarlas alojadas en Twitpic, la música que compartes en Last.fm puedes mostrarsela a un amigo por medio de un e-mail, etc, etc, etc. Ya sé, me van a decir que no todas las redes sociales son iguales y que todas tienen funciones diferentes y que como se te ocurre utilizar el correo electrónico para compartir una lista de canciones si las puedes ver en Grooveshark. Si, puede que sea así, pero al final, de tanto estar conectados la teoría de los 6 grados de separación lentamente desaparece. El problema es que con cada red social que aparece, nos vamos desconociendo un poco más.

Y no me hagan empezar a hablar de Google+