El sueño de Roberto Carlos

por Diego

No soy una persona que tiene muchos amigos. La verdad es que desde que tengo memoria no recuerdo haberme rodeado de personas que se puedan llamar amigos. En el colegio tenía compañeros de curso que alguna vez llamé de esa forma, pero no era verdad.

Soy de los que preferían hacer los trabajos en grupo solos, porque, o no confiaba en el trabajo de los demás, o simplemente nunca era elegido po los otros para ser parte de sus grupos. “A la mierda con ellos, puedo hacer un gran trabajo yo sólo” era lo que pensaba. Y finalmente así era.

Debe ser todo esto lo que me ha llevado a terminar sin muchos amigos. O que quienes creí que lo eran, en realidad no lo eran. Eso de “tengo muchos amigos en Facebook” es tan mentira como “he leído todos los términos y estoy de acuerdo con ellos“. Un click, dos clicks, somos amigos. Si la amistad fuera tan fácil, viviríamos en un sueño de Roberto Carlos.