La Muerte

por Diego

Ni diez personas iban a los recitales del poeta español Blas. Pero cuando murió, fueron miles los que acudieron al homenaje fúnebre que se le hizo de manera póstuma en la plaza de su ciudad natal.

Él nunca se enteró.