El Ascensor: porque la vida está llena de altas y bajas.

Subí creyendo tocar las nubes. Fue mi primer sueño en ascensor.

Categoría: Geek

Manifiesto de la Guerrilla por el Acceso Abierto

La información es poder. Pero como todo poder, hay quienes quieren quedarse con él. Todo el patrimonio cultural y científico del mundo, publicado durante siglos en libros y diarios, continúa siendo digitalizado y guardado por un puñado de corporaciones privadas. ¿Quieres leer publicaciones acerca de los más famosos resultados de la ciencia? Necesitarás enviar grandes cantidades a editoriales como Reed Elsevier.

Existen personas luchando para cambiar esto. El Movimiento para el Acceso Abierto ha luchado valientemente para asegurar que los científicos no firmen derechos de autor y en cambio se aseguren que su trabajo sea publicado en Internet, bajo términos que permitan que cualquier persona tenga acceso a
este. Pero incluso en el mejor de los casos, su lucha solamente aplicará para cosas que se publiquen en el futuro. El resto, lo publicado hasta ahora, se habrá perdido.

Este es un precio demasiado alto para pagar. ¿Obligar a que académicos paguen dinero para leer el trabajo de sus colegas? ¿Digitalizar bibliotecas enteras pero solo permitir que la gente en Google las pueda leer? ¿Proveer artículos científicos a aquellos en las élites universitarias del primer mundo, pero no a niños en el sur del planeta? Es indignante e inaceptable.

Estoy de acuerdo“, muchos dicen, “pero ¿qué podemos hacer? Las compañías mantienen los derechos de autor, ganan enormes cantidades de dinero al cobrar por el acceso, y todo es perfectamente legal. No hay nada que podamos hacer para detenerlas“. Pero sí hay algo que podemos hacer, algo que ya se está haciendo: podemos contraatacar.

Quienes tienen acceso a estos recursos -estudiantes, bibliotecarios, científicos- han recibido un privilegio. Pueden alimentarse de este banquete de conocimiento mientras el resto del mundo es excluido. Pero ustedes no necesitan -de hecho, moralmente, no pueden- mantener este privilegio solamente para ustedes. Tienen el deber de compartirlo con el mundo. Y tienen que compartir claves con sus colegas y llenar solicitudes de descargas para sus amigos.

Mientras tanto, aquellos que han sido excluidos no esperan sin hacer nada. Han estado fisgoneando a través de agujeros y trepando cercas, liberando información guardada por las editoriales y compartiéndola con sus amigos.

Pero todas estas acciones se quedan en la oscuridad, escondidas en el sótano. Se las llama robo o piratería, como si compartir la riqueza del conocimiento fuese el equivalente moral a saquear un barco y asesinar a su tripulación. Compartir no es inmoral: es un imperativo moral. Solo quienes están cegados por la ambición podrían rehusarse a dejar que un amigo obtenga una copia.

Las grandes corporaciones, por supuesto, están cegadas por la ambición. Las leyes bajo las cuales operan lo requieren. Sus accionistas se sublevarían si fuese menos que esto. Y los políticos que han comprado las respaldan, aprobando leyes que les conceden el poder exclusivo para decidir quiénes
pueden hacer copias.

No hay justicia al cumplir leyes injustas. Es hora de salir a la luz y, siguiendo la tradición de la desobediencia civil, oponernos a este robo privado de la cultura pública.

Necesitamos tomar la información, donde quiera que esté almacenada, hacer copias y compartirlas con el mundo. Necesitamos tomar cosas que ya no tienen derechos de autor y agregarlas al archivo. Necesitamos comprar bases de datos secretas y publicarlas en la web. Necesitamos descargar publicaciones científicas y subirlas a redes de intercambio de archivos. Necesitamos combatir en la Guerrilla del Acceso Abierto.

Con suficientes de nosotros, alrededor del mundo, no solo enviaremos un mensaje firme en contra de la privatización del conocimiento. Haremos que sea una cosa del pasado.

¿Te unirás a nosotros?

Aaron Swartz

Julio de 2008, Eremo, Italia

Anuncios

Superman y Yo

MAN OF STEEL

El primer comic que tuve en mi vida fue uno de Superman. Mi papá se lo compró a un señor que pasaba vendiendo el diario todos los días puerta a puerta en Coyhaique. Debía tener unos 14 o 15 años y siempre había visto en la televisión que en las películas y series los niños leían comics y, por sobre todo, leían a Superman.

Desde chico siempre me gustó Superman, la idea de Superman. Crecí viendo las películas donde Christopher Reeve encarnaba al Hombre de Acero, interpretando de manera perfecta ese ideal de persona que combate por la verdad y la justicia (y el “modo de vida norteamericano” en ese entonces). Siempre pensé que esa era la forma correcta de vivir una vida: ser bueno, leal, justo, no imponerse por sobre los demás sólo porque podía hacerse. Para mi Superman era un verdadero modelo a seguir.

El comic que mi papá compró contaba la historia de como una persona se transformaba en villano llamado “El Parásito”. Una historia muy simple pero que para mi era espectacular. Y, como en Coyhaique tarde mal y nunca se podían ver comics, tener uno era un verdadero tesoro (con suerte uno podía encontrar algunas ediciones españolas de Editorial Zinco a precios estratosféricos).

Ese fue mi primer encuentro directo con Kal-El. Luego comenzaron a llegar las revistas de la mexicana Editorial Vid, y como me daban una mesada semanal, mi colección fue poco a poco creciendo. A mi hermano mayor siempre le gustó Batman, pero yo le iba a Superman. Recuerdo que él me decía que Superman “era muy correcto, muy boy scout“, pero eso no me importaba. Para mi Superman era digno de admiración por eso mismo. Un ser superpoderoso que podía cambiar la historia a su antojo, pero que se sometía a las leyes “humanas” por el bien del planeta que lo acogió.

AllStarSuperman4

Con los años vinieron la muerte, el regreso, la Hora Zero, La Noche Oscura, los trajes eléctricos, las crisis, la película mala y las nuevas crisis. Y mientras en el mainstream Batman y los héroes de Marvel venían ganando terreno, Superman se quedaba atrás ante los ojos de los comic books guys & girls.

Ahora estrenarán una nueva película sobre el Hombre de Acero. Seguramente será un éxito de taquilla, o quizás no sea lo esperado. No lo sabremos hasta el día del estreno y, personalmente, no me importa. Lo que importa es que, para el resto del mundo, Superman ha vuelto, aunque siempre haya estado ahí. Esa figura eterna de capa roja y traje azul que nos hace pensar que si existe esperanza en la humanidad esta de regreso y parece ser que, a sus 75 años, comienza a nacer de nuevo.

Y yo estoy muy emocionado. De la misma forma que lo estuve cuando mi papá me compró ese comic hace ya casi 15 años.

El mundo más simple

A veces leo biografías de Twitter, para ver que tan superficial puede ser la gente. Y la verdad no me sorprendo mucho. En un mundo tan cagado y hecho mierda como el que vivimos hoy, ser superficial ante los demás parece ser un arma de defensa que funciona mejor que un escudo.

Las redes sociales y la hiperconectividad nos tienen cagados. A veces me gustaría volver a esos tiempos en que uno se enteraba de las cosas un par de días después de que ocurrieran.

El mundo más simple.